El sistema armamentístico de las antenas de telefonía móvil

unnamed-3

Publicamos a continuación la traducción al español de un artículo de Victor Livingston cuya versión original en inglés, publicada el 29 de diciembre 2011, se puede leer aquí:

http://viclivingston.blogspot.ca/2011/12/u.html?m=1

EE.UU. TORTURA SILENCIOSAMENTE A LOS AMERICANOS CON EL ARMA NEUROLÓGICA ELECTROMAGNÉTICA DE LAS ANTENAS DE TELEFONÍA MÓVIL 

Nota del autor: Al parecer, un régimen de censura encubierta organizado por un contratista militar estadounidense está saboteando maliciosamente el contenido y el formato de este artículo. Ha llegado incluso a quitar las ilustraciones. He intentado restaurar las referencias al “derrame cerebral”, al “infarto de miocardio”, al “aneurisma” y a la “muerte provocada lenta o rápidamente” que han sido eliminadas con mala intención. Una referencia a los servicios secretos de EE.UU. también fue borrada de forma maliciosa. Este artículo está expuesto a desaparecer en un “agujero negro”, es decir, a que hagan que su contenido sea inaccesible, si los lectores tratan de acceder a él a través de una dirección URL falsificada. Una censura a través del fraude y el engaño. Los comentarios no se muestran a través de mi conexión, que obviamente ha sido interceptada y hackeada maliciosamente. Esto es fascismo informativo y no tiene cabida en una sociedad libre. Los detalles se pueden leer en el siguiente artículo:

http://viclivingston.blogspot.com/2013/06/us-cyber-commandlockheed-martin.html

Lo tenemos delante y no lo vemos: un sistema de armas electromagnéticas impresionante que tortura, debilita, subyuga y perjudica silenciosamente a miles de ciudadanos americanos a diario.

Existen organismos y mandos de centros fusionados de inteligencia administrados por laHomeland Security o Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. (el principal de ellos, el U.S. Cyber Command o Cibercomando de EE.UU. ) que utilizan unsistema de armas neurológicas de “energía dirigida” por radiación electromagnética escalar a nivel nacional con el fin de torturar, debilitar, someter o matar lenta o rápidamente, y de manera silenciosa, a estadounidenses elegidos como objetivo de manera ilegal y a sus familias: un genocidio del pueblo americano que no se ve pero que está ahí, delante de nosotros.

Los teléfonos móviles de las víctimas pueden ser utilizados para acosarlas.

Un “gueto electromagnético” ideado por el gobierno.

Una joven agente del FBI le dijo a una víctima que la creía y esto le dio la confianza necesaria para sacar el asunto a la luz.

El presidente Obama ha dicho a la nación y al mundo que en Estados Unidos no se tortura a nadie.

El presidente Obama se equivoca, y los funcionarios de la seguridad, del ejército y de los servicios de inteligencia de su gobierno lo saben.

América tortura. No solo a los detenidos en Guantánamo y Bagram por la “guerra contra el terrorismo”, sino también a sus propios ciudadanos.

celltower1

Cada día, un sistema de ataque constituido por armas de energía dirigida por radiofrecuencia “multifuncional”, que emiten una radiación electromagnética escalar a nivel nacional por medio de antenas de telefonía móvil en fase, transmisoras y receptoras, y satélites del sistema de posicionamiento global o GPS, bajo la administración del U.S. Cyber Command o Cibercomando de EE.UU. y el contratista del ejército Lockheed Martin, se utiliza para torturar, debilitar, subyugar y degradar de manera silenciosa e invisible la salud física y neurológica de miles y miles de ciudadanos estadounidenses que han sido “puestos en el punto de mira” extrajudicialmente tras ser incluidos en una “lista negra” doméstica de ciudadanos a los que se considera “disidentes” o “indeseables” por razones de odio y de ideología.

La mayoría de estas “personas objetivo” no tienen ni idea de cuál es la causa de que enfermen, se sientan cansadas, agotadas, irritables, confundidas y aletargadas; de que estén agobiadas por fuertes dolores en la cabeza y en el cuerpo que las debilitan; de ese angustioso zumbido agudo y penetrante que solo oyen ellas; de ese deterioro cognitivo temporal o permanente; de que sufran derrames cerebrales, infartos de miocardio, aneurismas o enfermedades como el cáncer …

… todo lo cual les impide funcionar con normalidad y llevar una vida feliz y saludable.

Este sistema de armas también puede llevar a cabo agresiones letales, tanto de “muerte lenta” como de “muerte rápida”.

A las víctimas de este genocidio encubierto diseñado por el gobierno se les roba el más básico de los derechos humanos: el libre albedrío, el derecho a poder disfrutar de la libertad sin que nadie pueda manipular sus funciones fisiológicas y neurológicas.

El sistema armamentístico en cuestión tiene la capacidad de lanzar ataques de ondas electromagnéticas escalares (longitudinales) que alcanzan la velocidad de la luz (así como otros tipos de energía de radiofrecuencia, como las microondas) y que estánsintonizadas con gran precisión con las frecuencias de las ondas cerebrales propias de cada objetivo humano. Prácticamente todas las víctimas han ido anteriormente a la consulta del médico o del neurólogo para solicitar tratamiento para un dolor de cabeza palpitante, un cansancio inexplicable, problemas para dormir o síntomas alarmantes como el deterioro cognitivo. Gracias a estos exámenes médicos los agentes del gobierno en la sombra pueden recopilar los historiales de los pacientes, incluyendo los resultados de las pruebas de electroencefalografía que facilitan la “cartografía cerebral“, y así es como los torturadores que emplean armas de radiofrecuencia son capaces de llevar a cabo las agresiones sintonizando minuciosamente dichas radiofrecuencias con cada una de sus víctimas, que son objeto de tortura sin contacto, de incapacitación e incluso de homicidio por “muerte lenta” o por “muerte rápida”.

Las ondas escalares producidas por las armas de energía dirigida por radiofrecuencia (RFDE) pueden llevar múltiples radiofrecuencias de subportadora que afectan a la fisiología humana, en niveles de potencia (o “amplitud”) variables. En efecto, las armas de energía dirigida por radiofrecuencia proporcionan a las fuerzas de seguridad una “máquina-Dios” que permite manipular, alterar o destruir los procesos biológicos que rigen el funcionamiento de los seres humanos. Los científicos describen este efecto como “neuromodulación” del sistema nervioso humano, esto es, la manipulación a distancia de los procesos fisiológicos y neurológicos, lo que incluye la alteración de la conciencia y de los estados de ánimo. La agresión por medio de armas electromagnéticas sintonizadas con precisión con las frecuencias cerebrales de individuos únicos puede poner a las víctimas sin saberlo en un estado inducido de cansancio forzado, bostezos involuntarios y sueño profundo (o, a la inversa, en un estado de vigilia forzada) en cuestión de minutos, según el testimonio de las víctimas y los documentos publicados.

La manipulación, a través de pulsos electromagnéticos, del funcionamiento fisiológico controlado por el cerebro se ha demostrado en el laboratorio de la Universidad Estatal de Arizona en que trabaja el neurocientífico William J. Tyler, cuyo trabajo ha sido financiado por el Laboratorio de Investigación del Ejército de EE.UU., según los artículos publicados. Tyler describe el proceso como una “neuromodulación” por radiofrecuencia. En sus escritos, el doctor Tyler analiza el uso de grupos de antenas electromagnéticas en fase para dirigir con precisión los efectos deseados de la neuromodulación por radiofrecuencia sobre la fisiología humana:

http://www.scribd.com/doc/37364132/Remote-Control-of-Brain-Activity-Using-Ultrasound-Armed-With-Science

Un reciente artículo de Popular Science cita unas palabras que Tyler publicó en el blog“Armed with Science” (“Armados con la ciencia”) del Departamento de Defensa:

“… Mi laboratorio ha diseñado una nueva tecnología que implementa el pulso de ultrasonido transcraneal para estimular los circuitos cerebrales directamente y a distancia sin necesidad de cirugía.”

Tyler dijo lo siguiente en la “Danger Room” (“habitación del peligro”) del portalWired.com:

“El cerebro controla todas las funciones del cuerpo, y si conoces la neuroanatomía, entonces puedes comenzar a controlar cada una de esas funciones.”        wireless-brain-computer-interface-will-allow-us-to-move-objects-with-the-power-of-thought-618x3501

El sistema de armas de radiofrecuencia de las antenas de telefonía móvil también tiene la capacidad de transmitir directamente al interior de la cabeza de las “personas objetivo” sonidos e incluso voces que las perturban y torturan mediante latriangulación de las ondas electromagnéticas, lo que permite una conexión directa con la región del cerebro que controla la audición sin pasar por los órganos auditivos con el fin de generar sonidos que solo son apreciables por las personas objetivo. Esta tecnología, a veces denominada engañosamente como “la voz dirigida al cráneo” (“voice to skull”o “V to K”) o “audición por microondas” (“microwave hearing”), hace que aumente la amenaza de lo que se conoce comúnmente como “control mental”            nsa-4                 desde-1974                      orwelliano. Puede que las personas que aseguran que oyen “voces” en sus cabezas no tengan ideas delirantes ni padezcan una enfermedad mental, ya que podrían estar sometidas a una forma atroz de control social de alta tecnología que permite la manipulación a distancia del comportamiento humano. Es posible que este sistema de armas pueda ser utilizado por elementos incontrolados para producir “chivos expiatorios” al estilo del candidato manchú, es decir, personas que, sin saberlo, son programadas para cometer asesinatos y otros actos que siembran el caos en la sociedad por motivos políticos:

http://viclivingston.blogspot.com/2013/03/americas-persecuting-electromagnetic.html

Debido a que el sistema de ataque por radiofrecuencia puede apuntar con precisión para focalizar sus múltiples rayos sobre un único individuo, esta tecnología silenciosa de tortura e incapacitación puede ser y está siendo utilizada por las fuerzas del orden federales y locales para imponer un régimen de encarcelamiento electromagnético fuera de la legalidad, un “gueto electromagnético” impuesto a los ciudadanos sin el beneficio de la debida acción judicial sometida a la ley.

Según el relato de las víctimas, las personas “inocentes pero elegidas como blanco” pueden ser sometidas a mayores niveles de tortura o daño silenciosos si se atreven a aventurarse más allá de su vecindario más próximo, es decir, si traspasan “los límites de lo aceptable”. Los operadores de las armas de ondas electromagnéticas obtienen las coordenadas necesarias para localizar al objetivo a partir de dispositivos GPS ocultos, el teléfono móvil de la víctima, o dispositivos de láser infrarrojo enfocados sobre la víctima por la policía o por “acosadores de vecindario” que pueden estar asociados a grupos de vigilancia del barrio o de la ciudad.       vigilanciaelectrc3b3nica

La planificación de este gueto electromagnético está documentada en varios estudios financiados por el gobierno federal, como un informe de marzo de 2001 del Servicio de Referencia de Justicia Penal de la Nación.

http://www.ncjrs.gov/pdffiles1/nij/grants/187101.pdf

Los documentos del gobierno califican de “no letal” o “que no llega a ser letal” a este armamento, que tiene la capacidad de dirigir y emitir una amplia gama de microondas electromagnéticas y otras energías de radiofrecuencia con extrema precisión. En realidad, los expertos familiarizados con el armamento de radiaciones dicen que estos sistemas pueden ser utilizados para torturar; para infligir lesiones corporales; para causar enfermedades que van desde las cataratas hasta el cáncer; para inducir cansancio, debilidad, dolores insoportables o pérdida de la conciencia; o para MATAR mediante una “muerte lenta” o una “muerte rápida”, en función de la “amplitud” (intensidad de la señal) del ataque.

Un video de 2006 producido por la “Dirección del departamento de energía dirigida”de la Fuerza Aérea de EE.UU. en la base de Kirtland, en Nuevo México, analiza cómo el armamento electromagnético está diseñado para “apuntar y lanzar esta energía sobre el blanco con precisión quirúrgica” y a la velocidad de la luz.

http://youtube.com/watch?v=mSGprwJx_zs&NR=1

Un artículo de 2008 publicado en el blog “Danger Room” del portal Wired.com trata de un documento judicial que al parecer señala que los servicios secretos de los EE.UU. están involucrados en el desarrollo de la tecnología de las armas de energía dirigida.El artículo especula sobre la posibilidad de que la organización haya hecho uso de este tipo de dispositivos en el curso de sus funciones oficiales.

http://blog.wired.com/defense/2008/11/presidents-secr.html

Según las patentes a disposición del público en las que se basa el sistema …

http://freepatentsonline.com/7629918.html
http://freepatentsonline.com/4456912.html

[ADVERTENCIA: Estos enlaces activos están sujetos a ataques informáticos malintencionados y pueden desviar a los lectores a una página web falsa. Este escritor sospecha, pero no puede probarlo, que los responsables son elementos corruptos. Si usted sospecha que la página freepatentsonline.com ha sido hackeada, por favor, utilice un motor de búsqueda para localizar otro sitio que publique documentos públicos de patentes. La última vez que lo comprobé, los números de las patentes ( 7629918 y 4456912 ) eran correctos. No vamos a mencionar los otros sitios con el fin de que no sufran ataques informáticos por parte de quienes pretenden ocultar la verdad.]

… este “sistema de armas de energía dirigida por radiofrecuencia multifuncional”genera ráfagas de pulsos de energía electromagnética “dirigidos” mediante una triangulación precisa, utilizando la energía combinada de las instalaciones de antenas en fase multiplexadas que están configuradas en un factor con forma de “Delta T”: una base triangular metálica sobre la cual se montan varios soportes de transmisión vertical.

Estos conjuntos de antenas de múltiples mástiles generan diversas formas de energía electromagnética, entre ellas las ondas electromagnéticas escalares. Las ondas escalares son ondas de radio “fuera de fase” que tienen la capacidad única, en el punto exacto de intersección, de extraer, de un estado de vacío cercano a los cero grados de temperatura, energía electromagnética de amplitud (intensidad) y radiofrecuencia variables. Esta tecnología tiene su origen en los estudios pioneros del científico Nikola Tesla, cuya invención, la “bobina de Tesla”, demostró por primera vez la impresionante capacidad que tienen las ondas escalares de producir energía.

http://www.teslasociety.com

Hay científicos que creen que la tecnología de ondas escalares, si se explota con fines pacíficos, podría proporcionar una solución eficaz y barata a la demanda mundial de energía. Sin embargo, parece ser que las empresas que poseen las patentes retienen dicha tecnología para aplicarla exclusivamente en el ejército y en la seguridad nacional.

Gracias a la máquina-Dios, sus operadores del ejército y de la seguridad estatal pueden dominar despóticamente a la población mundial, pero aún hay más. En la patente Raytheon se afirma que este sistema armamentístico se puede emplear para “modificar las condiciones atmosféricas”. En otras palabras, este sistema de armas de energía dirigida por ondas escalares puede manipular el clima, es decir, aprovecharse del clima mundial para convertirlo en una superarma militar en potencia.

El viejo refrán que dice que “uno no puede cambiar el tiempo que hace” ya no es verdad.

El sistema de armas de radiofrecuencia escalar también parece tener la capacidad de provocar “telequinesia”, el movimiento de objetos a distancia por medio de un campo de fuerza electromagnética invisible generado por la intersección de ondas electromagnéticas mediante el procedimiento de la triangulación. El principio científico del“rayo de fuerza” está presente en algunas tecnologías ya existentes, como el sistema de propulsión de los trenes conocidos como trenes “maglev” o de “levitación magnética” que funcionan actualmente en Japón, en Corea del Sur y en China.

La instalación encubierta de antenas de energía dirigida por radiofrecuencia (RFDE) en todo el territorio americano explica la abundancia de antenas de telefonía móvil, y por qué hay tantas antenas agrupadas, muy próximas unas de otras, tanto en los barrios urbanos como en las extensas tierras de cultivo y llanuras rurales.

El cuento de que simplemente se trata de antenas de telefonía móvil no es más que una gran mentira del gobierno.

Sin embargo, lo inquietante es que el sistema esté inextricablemente vinculado a la telefonía móvil de consumo.

Parece ser que el propio teléfono celular de un blanco humano puede ser utilizado por este sistema de ataque para apuntarle de manera encubierta. Aquellas personas que han sido señaladas como blanco de los ataques electromagnéticos podrían estar pagando un servicio de telecomunicaciones que en realidad posibilita que las torturen y que les provoquen disfunciones y posibles lesiones sin hacer ruido.

(Para obtener más información sobre las tecnologías de focalización que permiten poner a un blanco humano en el punto de mira, véase la nota que se encuentra al final de este artículo.)

Esta red de ataque a través de las antenas de telefonía móvil se ha desplegado al amparo de la “seguridad nacional”, aparentemente como un medio que posibilita la desactivación instantánea y encubierta de dispositivos electrónicos que podrían ser utilizados como armas por terroristas o por fuerzas hostiles. Pero las capacidades de lared de armas electromagnéticas escalares se extienden mucho más allá de la mera aplicación de su fuerza destructiva. Parece ser que esta arma también puede literalmente“supersecuestrar” (de”hyperJack“, un derivado de la palabra “secuestro” propio de la era cibernética) cualquier dispositivo electrónico controlado por microchips. El arma puede anular las órdenes del usuario y, según las pruebas empíricas, al parecer tiene la capacidad de reprogramar microchips “sobre la marcha”. Debido a que el arma genera campos de fuerza electromagnética, también puede ser utilizada paramanipular o degradar el funcionamiento de dispositivos motorizados no informatizados, como los motores eléctricos, los motores de gasolina y diesel o los motores a reacción.

La red de armas de radiofrecuencia de las antenas de telefonía móvil incluye la capacidad de apuntar a un blanco, y al parecer utiliza sistemas de radar de apertura sintética (SAR) que permiten apuntar con precisión y además la videovigilancia y la escucha inalámbricas “a través de las paredes”, de manera que las cámaras y los micrófonos tradicionales ya no son necesarios. Esta tecnología requiere un flujo de radar continuo de energía electromagnética, lo que significa que toda la población de los Estados Unidos está bañada en estas emisiones de radiofrecuencia minuto tras minuto, las 24 horas, y todos los días del año. Como el sistema se ha instalado recientemente, ninguna entidad ha estudiado los efectos a largo plazo que puede tener sobre la salud un sistema de armas silenciosas constituido por antenas de telefonía móvil que se concentran en las zonas pobladas. Los científicos saben desde hace tiempo que incluso la radiación electromagnética no ionizante tiene un efecto perjudicial sobre la salud humana, aunque la magnitud del peligro sigue siendo un tema de debate.         have-you-seen-these-tower-3-fotos

Los ataques silenciosos dirigidos a un individuo objetivo [es decir, al que se ha elegido como blanco] pueden causar “demencia inducida” (síntomas parecidos a los de la enfermedad de Alzheimer y otras disfunciones cognitivas). Al parecer, este deterioro cognitivo puede ser detenido si los ataques cesan, o si la “amplitud” de la radiofrecuencia electromagnética es reducida por los agentes secretos gubernamentales. La exposición prolongada a estos ataques electromagnéticos degrada la salud humana, y, como ya se ha dicho, puede provocar tanto lesiones como enfermedades que conducen a una muerte prematura.

El propósito es hacer que el ‘objetivo’ parezca un enfermo mental o una persona emocionalmente inestable, de modo que la víctima pueda ser ingresada en un hospital psiquiátrico o, de no ser así, marginada y apartada de la sociedad”, dice una presunta víctima, un hombre que afirma que los ataques silenciosos lo dejaron tan debilitado y desorientado que fue incapaz de trabajar durante un período de cuatro años.

Este hombre dice que poco a poco consiguió recuperar sus capacidades cognitivas por completo después de repetidas visitas a la oficina local del FBI, donde suplicaba a los agentes que interviniesen en su favor. Pero explica que los ataques han continuado, provocándole fatiga crónica, debilidad extrema, ataques de sueño forzados casi diarios y un dolor repentino y agudo que, según cuenta, equivale a una tortura.

También sostiene que el jefe de la policía local parece ser consciente de la existencia de este sistema de ataque encubierto, pero no puede hacer nada para detener las agresiones.

“Lo que me hizo seguir adelante en la época en que los ataques eran muy severos, entre el verano de 2004 y 2008, fue algo que me sucedió cuando fui al FBI y, literalmente,supliqué a una joven agente del FBI que me ayudara. Entonces ella me miró directamente a los ojos y me dijo: “Le creo“.

Cuando me dijo eso, me dio la confianza necesaria para hacerlo público a pesar de que yo temía que me trataran como a una especie de chiflado. Ahora que la verdad está saliendo a la luz, agradezco a aquella joven agente que me diera la fe necesaria para luchar.”

A través del despliegue generalizado de estos sistemas armamentísticos que constituyen un instrumento de tortura y de esclavitud, el gobierno de los Estados Unidos está negando a miles de sus ciudadanos el derecho inalienable a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad.

El gobierno de los Estados Unidos ha permitido el “asesinato lento”, la tortura y el deterioro de la salud de miles de sus propios ciudadanos, despojándolos cruelmente de su libre albedrío, que es la esencia misma del ser humano.

Este sistema armamentístico secreto funciona en todos los municipios de los Estados Unidos. Algunos agentes de la policía local saben algo del asunto. Al parecer, han sido obligados a guardar el secreto por razones de “seguridad nacional”. Los medios de comunicación tienen su cabeza colectiva metida en la arena, comprándole al gobierno la propaganda de que la nueva generación de armas de energía dirigida es “menos letal” y que de este modo “salva vidas”.

Esa es otra gran mentira.

Esta matriz de tortura encubierta es tan atroz como la máquina de la muerte de la Alemania nazi, o tal vez aún más, ya que es silenciosa e invisible.

Las víctimas de estos ataques silenciosos son también el objeto del hostigamiento, el vandalismo y los actos terroristas que caracterizan el implacable “acoso grupal” y que son perpetrados por organizaciones de “vigilancia comunitaria” consentidas por el gobierno y transformadas en una Gestapo americana vigilante gracias a un programa federal secreto en el que trabajan varios organismos.

Las víctimas también dicen que las someten a un sabotaje en el terreno económico y profesional con la autorización de los organismos gubernamentales que consideran a estas personas “disidentes” o indeseables o bien las difaman calificándolas de presuntos delincuentes o de “enemigos del Estado”.

La Gestapo de los Estados Unidos: la red vigilante del centro de fusión de inteligencia de la policía federal acosa a ciudadanos escogidos como blanco.

http://viclivingston.blogspot.com/2012/01/thugocracy-u.html

Los organismos y mandos federales del “centro de fusión de inteligencia”, las empresas asociadas y las autoridades locales y estatales están llevando a cabo un genocidio doméstico de muerte lenta por razones de ideología y de odio, que se oculta bajo la falsa bandera de la guerra contra el terrorismo y el crimen, y que es posible gracias a la ingenuidad de aquellos que creen “que eso no puede suceder aquí”.

Despierte, presidente Obama. Usted y otros altos cargos también podrían estar en el punto de mira, y esta tecnología silenciosa, cuando se aplica utilizando la metodología pavloviana, puede usarse incluso para influir secretamente en el comportamiento y en la toma de decisiones, tal vez incluso en los de usted mismo.

“Se trata de crímenes contra la humanidad y contra la Constitución, que se cometen al amparo de la seguridad nacional y de la ‘seguridad en las calles’ por múltiples organismos y mandos federales y locales, un genocidio americano disimulado que es posible gracias a la ingenuidad de aquellos que piensan que ‘eso no puede suceder aquí’.” (Victor Livingston, exreportero de WTXF-TV Philadelphia, Phila. Bulletin, NY Daily News y St. Petersburg Times; productor y presentador de MSG Network Sports Business Report; columnista de NowPublic.com y escribano.
_____________________________________________________

NOTA: SISTEMAS DE ATAQUE A BLANCOS HUMANOS        helicpteros-antenas-casas-gente

Al parecer, este sistema de armas electromagnéticas de radiofrecuencia basado en antenas de telefonía móvil puede servirse de distintas tecnologías avanzadas para apuntar a los seres humanos. De acuerdo con la información obtenida a partir de patentes no confidenciales, de revistas comerciales de la industria de defensa y del análisis del relato de las víctimas, parece ser que el sistema incluye sofisticadas capacidades de videovigilancia y escucha por “radar de apertura sintética” (SAR)a través de un barrido constante como el del radar (lo que se ha denominado coloquialmente como “vigilancia a través de las paredes”). Este medio de vigilancia y de localización no necesita ni cámaras ni micrófonos tradicionales. Algunos documentos también hacen referencia a un conjunto de sensores de localización tridimensional por láser infrarrojo invisible que puede ocultarse dentro o cerca de la casa o del lugar de trabajo del objetivo. La avanzada capacidad de apuntar que tiene el sistema hace posible ataques de frecuencia electromagnética ejecutados con precisión mediante el procedimiento de la triangulación, que pueden ser prolongados o repentinos y momentáneos, y dirigidos a partes concretas del cuerpo, internas o externas. Parece ser que el sistema tiene la capacidad de llevar a cabo, a distancia y sin contacto, la“radiocirugía” o mutilación dolorosa de blancos humanos, una especie de “cibercuchillo” de radiofrecuencia con el que se puede agredir a distancia a blancos humanos que no son conscientes de ello.

La bibliografía indica que los sistemas de focalización pueden apuntar por triangulación hacia los vehículos o hacia cualquier otro blanco en movimiento, lo que facilita los ataques de precisión incluso si el objetivo se desplaza a velocidades muy altas.

http://www.defensereview.com/lucid-dimensions-spherical-detection-systems-sds-3d-passive-infrared-ir-spherical-sensor-array-detects-and-tracks-high-speed-ballistic-threats-aircraft-vehicles-you-name-it/

El sistema de ataque por radiofrecuencia electromagnética puede conseguir las coordenadas del blanco a través del teléfono móvil o del GPS de la víctima. En ese caso, se cree que la focalización puede ser menos precisa, pero mantiene la capacidad de generar ataques que provocan dolor y desorientación, como por ejemplo dolores de cabeza prolongados y continuos y debilidad y fatiga inducidas.

Algunas víctimas de esta tecnología silenciosa ahora utilizan sus teléfonos celulares y sus dispositivos GPS únicamente cuando es absolutamente necesario, y extraen labatería del teléfono móvil para evitar la emisión de sus coordenadas de ubicación (no basta con apagar el aparato, ya que un teléfono móvil puede ser activado por control remoto.)

Se cree que el gobierno ha equipado a determinados miembros de su personal (ya sean sus propios agentes o, como piensan algunas víctimas, vigilantes civiles o de la policía local) con dispositivos portátiles provistos de láser que pueden “pintar el objetivo” a distancia. Es posible que algunos policías que han jurado su cargo tengan la impresión de que esta tecnología se utiliza solo para “vigilar a través de las paredes” y no para atacar a los ciudadanos que ellos han jurado proteger.

La bibliografía también señala que el sistema de armas electromagnéticas puede atacar al objetivo a través de diminutas etiquetas RFID colocadas secretamente en las posesiones o en la ropa del objetivo, o también a través de microchips de radiofrecuencia implantados en su cuerpo por inyección o por cirugía. Las etiquetas RFID, delgadas como una película, son omnipresentes en el comercio diario, pues se utilizan en las tareas de inventario para realizar el seguimiento de muchos productos de consumo. Por otro lado, sistemas de videovigilancia “conectados al GPS”, en zonas públicas o en el interior de establecimientos comerciales, también podrían utilizarse para transmitir las coordenadas de focalización a los centros de mando del gobierno.

Se cree que los satélites militares de alta potencia son capaces de detectar los dispositivos de seguimiento situados en tierra desde la órbita baja alrededor de la Tierra.

El artículo al que conduce el enlace de abajo, desde el sitio web de la conservadoraHeritage Foundation, describe un sistema de armas de energía dirigida muy parecido al sistema basado en las antenas de telefonía móvil descrito aquí. El artículo trata de un sistema de armas de láser y de ondas electromagnéticas que tiene la capacidad tanto de seguir la pista de un blanco en movimiento como de atacarlo a la velocidad de la luz.

http://www.heritage.org/Research/BallisticMissileDefense/bg1783.cfm

En el artículo de la Heritage Foundation se dice que los sistemas de armas de energía dirigida se encuentran “en fase de desarrollo”, cuando en realidad el sistema basado en las antenas de telefonía móvil está en pleno funcionamiento.Además, las frases que hacen referencia a la eficacia de los sistemas de energía dirigida contra “objetivos humanos” tales como “terroristas” al parecer se han borrado en las últimas semanas, después de que este autor citase el artículo en la sección de “comentarios” de esta página web.

Mensaje del periodista al FBI: Tomad el control de los centros fusionados de inteligencia del Departamento de Seguridad Nacional para acabar con las agresiones silenciosas infligidas a ciudadanos estadounidenses mediante armas de radiofrecuencia.

http://viclivingston.blogspot.com/2012/01/thugocracy-u.html

http://viclivingston.blogspot.com/2012/06/us-govt-runs-grassroots-gang-stalking.html

Artículo traducido por Conrad R.

Nota: Este enlace conduce a una lista de artículos que versan sobre el control externo de la mente humana y las armas de energía dirigida.

Anuncios

Víctimas de tortura mental, hostigamiento electrónico, acoso grupal, telepatía artificial

14 nov, 2013

By Susana in ESPIRITUALIDAD

Víctimas de tortura mental, hostigamiento electrónico, acoso grupal, telepatía artificial

Introducción a la telepatía artificial

Publicamos a continuación la traducción al español del artículo Artificial Telepathy 101, de Magnus OlssonLa versión original en inglés se puede leer aquí.

INTRODUCCIÓN A LA TELEPATÍA ARTIFICIAL

En realidad, el hecho de experimentar la “telepatía artificial” no es que sea algo extraordinario. Es tan sencillo como recibir una llamada de teléfono móvil dentro de la cabeza.    cerebro-stimulacion-elf-emf-rnm

De hecho, la mayor parte de la tecnología utilizada es exactamente idéntica a la tecnología de los teléfonos móviles. El emisor y el receptor están conectados vía satélite. Un ordenador “multiplexor” envía la señal de voz del emisor a través de torres de microondas hasta una posición o teléfono móvil determinados con exactitud. El “receptor” es localizado y rastreado con gran precisión, con un margen de error de unos cuantos metros con respecto a su ubicación real. Sin embargo, el receptor no es un teléfono móvil, sino un cerebro humano.     mind-control-orwell-777x437

De repente, una voz surge de la nada en la mente de la persona objetivo. El cráneo humano carece de “cortafuegos” y por lo tanto no puede impedir que la voz entre. El receptor puede oír los pensamientos verbales del emisor. El emisor, a su vez, puede oír todos los pensamientos de la víctima, exactamente como si los pensamientos verbales de la víctima hubieran llegado a pronunciarse o a transmitirse. Por ello, podría decirse que se tiene la sensación de “escuchar voces”, pero la definición más adecuada es la de “telepatía artificial”.

Ahora bien, si la telepatía artificial fuera totalmente voluntaria, como una conversación entre dos amigos sentados uno frente al otro en una habitación, podría ser algo positivo. Uno podría hablar con su amigo una y otra vez, intercambiando pensamientos verbales exactamente como si estuviera hablando por teléfono, pero sin tener que usar ni la voz ni la boca. Es una forma de hablar completamente silenciosa, un habla subvocal. Sería estupendo que los amantes pudieran utilizarla.       planeta-satelite-y-2-personas-y-microondas

Lo malo es que la telepatía artificial constituye un arma perfecta para la tortura mental y para el robo de información. Proporciona un medio extremadamente potente para explotar, acosar, controlar y violar la mente de cualquier persona del planeta. Abre la puerta a una posesión casi demoníaca del alma de otra persona.

Cuando se utiliza como un arma “no letal”, se convierte en un medio ideal para neutralizar o desacreditar a un adversario político. Los manifestantes por la paz, los periodistas incómodos y los líderes de los grupos fuertemente discrepantes pueden quedar anulados y silenciados con esta arma.     nsa-4

La telepatía artificial también ofrece un medio perfecto para la invasión completa de la intimidad. Si todos los pensamientos pueden ser leídos, entonces es que no hay manera de proteger ni las contraseñas, ni los números PIN, ni los secretos personales. Uno no puede estar solo ni en el cuarto de baño ni en la ducha. Las cosas que hacemos en nuestra intimidad y que nos daría vergüenza que se supieran ya no se pueden ocultar, y están sometidas a todo tipo de comentarios hirientes. Pueden recopilar pruebas para chantajearnos con enorme facilidad: todos los errores o deslices que hayamos cometido en el pasado pueden ser objeto de crítica.

Al igual que un pervertido de los que se dedican a llamar por teléfono, una persona hostil que pueda controlar esta tecnología puede llamarnos a cualquier hora del día, todo el santo día. Puede interrumpir nuestro sueño, puede profanar nuestras oraciones, puede burlarse de nuestras creencias religiosas, puede interrumpir nuestras reuniones de negocios, puede hacer que nuestros pensamientos descarrilen. Puede contaminar, pervertir, retorcer y maltratar nuestro sentimiento amoroso. Puede invadir nuestros sueños, puede destruir nuestros buenos recuerdos.

El agresor no puede ser visto ni identificado, la agresión no se puede detener, y el daño psicológico es enorme. Pero no hay daño físico, en el cuerpo no queda ni una sola marca y no hay absolutamente ninguna prueba de que se haya cometido un delito o una intromisión. Todo lo que le “pasa” a la víctima, ocurre dentro de la cabeza de la víctima. ¿Qué pruebas físicas pueden ser aportadas a la policía? Sin pruebas físicas, ¿cómo van a fotografiar la “escena del crimen” o a identificar las huellas del acosador? No hay pisadas ni entrando en la escena ni saliendo de ella. De hecho, la escena física no existe, y no hay ninguna prueba de que la agresión haya tenido lugar.

La mayoría de las personas que sufren esta forma abusiva de “telepatía artificial” se sienten como si su mente hubiese sido violada. Se sienten perseguidas, acosadas, hostigadas y maltratadas por una o varias personas que se niegan a dar sus nombres, que ensucian la mente de sus víctimas con el lenguaje más grosero y perverso que pueda imaginarse, y que se niegan a colgar y a desaparecer. La persona o las personas que llaman disfrutan con la tortura perversa y sádica que infligen a sus víctimas. Además, disfrutan violando la privacidad de sus víctimas, leyendo sus mentes y haciendo comentarios sobre todo lo que las víctimas piensan, en un esfuerzo por demostrarles lo más despiadadamente posible que no tienen intimidad ninguna.     vigilanciaelectrc3b3nica

En resumen, las personas que llaman actúan exactamente igual que los violadores o los degenerados que se dedican a acosar. Imaginemos lo que un hombre podría hacer si se encontrase un “teléfono móvil mágico” que le permitiera hacer introducirse en la cabeza y en los pensamientos íntimos de cualquier persona del planeta. La tentación de escoger una persona objetivo al azar y de empezar a espiarla o a maltratarla sería enorme, casi irresistible. Podría convertirse rápidamente en un hobby nauseabundo y retorcido, en un vicio. Si se deja en las manos de un equipo de la policía secreta, la posibilidad de que se haga un mal uso de esta tecnología resulta aún más escalofriante.

Ahora bien, la reacción natural de una persona normal e inteligente que por primera vez sufre la horrorosa experiencia de que le violen la mente es sentir pánico y echar mano de un teléfono de verdad. Llama a su familia, se pone en contacto con su médico o llama a la policía para denunciar algo sumamente extraño: “alguien está emitiendo voces en mi cabeza.”     nsa-5

Pero si es la policía la que está cometiendo estos abusos, las víctimas no van a conseguir gran ayuda, ¿no es así? Y si los policías no son los autores, entonces ¿cómo van a detener a nadie? Lo más práctico y fácil es creer que la persona que llama es un chiflado.

Rápidamente, la víctima de la violación mental se ve sometida a la humillación añadida de que la internen en un hospital psiquiátrico, a menudo en contra de su voluntad y a instancias de un ser querido que lo hace “por su bien”.

Cuanto más vehementes sean los esfuerzos que la víctima haga por demostrar que la voz o las voces en su cabeza son “reales”, mayor será la soberbia que las sonrisas de los médicos dejarán traslucir, médicos que insistirán con delicadeza en que dicha tecnología no existe, en que las voces no pueden ser reales, y en que hay que hay que tomarse una fuerte medicación y acostarse para descansar durante un buen rato.

La sensación de “oír voces” (sobre todo las voces que ocasionan un maltrato continuo) conduce directamente a la sala acolchada del pabellón psiquiátrico. De hecho, la sensación de oír voces constituye un ejemplo clásico de esquizofrenia. Si uno oye voces, es que uno está, por definición, loco.

Sin embargo, cuando las personas “que oyen voces” salen del hospital con un suministro de medicamentos caros, con frecuencia se dan cuenta de que los medicamentos no surten efecto, que es exactamente lo que cabría esperar si su problema no tuviera nada que ver con la química del cerebro y en cambio sí que tuviera que ver con una agresión bio-electrónica por parte de unos acosadores ocultos.

Las personas que oyen voces a menudo dejan desconcertados a los psiquiatras, ya que muchas de ellas no encajan en el modelo clásico de la esquizofrenia, cuyos ataques aparecen por lo general a los veintitantos años. Las víctimas de la “telepatía artificial” suelen tener unos treinta o cuarenta años y muchas no tienen antecedentes ni de enfermedad mental grave ni de consumo de drogas. Muchas parecen ser despiertas, saludables y racionales, incluso cuando insisten en que pueden oír voces. Están de acuerdo con los psiquiatras en que sí, que están deprimidas, pero ¿quién no estaría un poco deprimido en unas circunstancias tan difíciles? El hecho de ser acosado e intimidado verbalmente a todas horas es una forma de tortura mental.

Las víctimas de la violación mental se dan cuenta rápidamente de que no pueden hablar de sus “problemas psicológicos” ni con su familia ni con sus compañeros de trabajo. Se trata de algo turbador, muy extraño, que inspira poca compasión y que solamente sirve para asustar a la mayoría de la gente. La única forma en que otra persona puede “ayudar” es sugiriendo a la víctima de violación mental que vaya a ver a un psiquiatra, que de inmediato doblará la dosis de los medicamentos y de los antidepresivos. El resultado será una factura médica exagerada, que sólo añadirá penurias económicas a la situación. Y el hostigamiento verbal continuará.

A medida que aprenden a soportar la tortura diaria, las personas que oyen voces por lo general pueden volver a llevar una vida corriente, en la que son capaces de mantener conversaciones inteligentes y coherentes, conservar un empleo y funcionar con bastante normalidad. De hecho, si no hablan de su “problema”, normalmente no se distinguen de la gente normal que va por la calle. Porque estas personas son personas normales.

El número creciente de personas que “oyen voces” en nuestra sociedad permanece por lo tanto oculto. Aquellos que siguen afirmando que existe una “sociedad secreta de personas que emiten voces hacia el interior de nuestras cabezas” sencillamente son acallados con burlas o etiquetados de esquizofrénicos paranoides, y quedan completamente desacreditados. De hecho, muchos de los que oyen voces han interiorizado la idea de que son enfermos mentales, y se esfuerzan por comprender cómo sus “alucinaciones auditivas” siguen pareciendo tan reales.

Naturalmente, muchas de estas personas que oyen voces están profundamente desconcertadas, y recurren a grupos de apoyo, entre los que se incluyen las comunidades en línea tales como el grupo de apoyo a los oyentes de voces en Yahoo.com.

Quienes duden de la existencia de la “telepatía artificial” no tienen más que ponerse en contacto con alguna de estas comunidades, donde encontrarán a personas que siguen afirmando que están siendo acosadas por personas reales que utilizan una tecnología desconocida o falta de explicación.

Sorprendentemente, hay una cantidad enorme de literatura científica y de pruebas circunstanciales que respaldan esa afirmación.

En los próximos artículos, exploraremos la historia de la telepatía sintética y aprenderemos los nombres de los científicos que desarrollaron esta tecnología siniestra. También identificaremos y estudiaremos algunos de los organismos gubernamentales que están utilizando este instrumento de tortura contra ciudadanos inocentes.

A medida que se desarrolla el material de fondo, cada vez quedará más claro que estamos hablando de un moderno proyecto Manhattan (un programa de investigación supersecreto, más siniestro y potencialmente más devastador que el desarrolló la bomba atómica.

Artículo traducido por Conrad R.

 

Nota: A través de este enlace se accede a una serie de artículos que tratan sobre el control externo de la mente humana.

Nota: El autor de este artículo, Magnus Olsson, explica en el siguiente vídeo hasta dónde llegan los criminales que se sirven de la telepatía sintética para torturar a personas inocentes: